Oliviero Toscani: Trabajando con un genio

En la década de los 90 y principios de los 2000 ni los anunciantes eran los mismos ni existían las mismas herramientas que hoy día pero eran tiempos muy buenos para la publicidad. Tiempo de bocetos, noches enteras trabajando para una presentación y también, por qué no decirlo, tiempo de presupuestos muy diferentes a los de hoy.

Actualmente, el tabaco casi no tiene espacio para la publicidad en medios convencionales y dedican su inversión publicitaria a otro tipo de acciones pero a principios de los 2000, las marcas de tabaco eran cuentas deseadas por cualquier Agencia de Publicidad. Por eso hoy hablamos de Benson&Hedges, una marca de cigarrillos que quería calar entre los más jóvenes de nuestro país de una forma transversal.

Por aquel entonces, nuestro Director Creativo, Ángel Luis Sánchez, trabajaba en Mix-Conquest y un briefing con esa premisa cayó en sus manos. Muchas horas de trabajo,  reuniones con todo el equipo creativo y darle siempre una vuelta más a todo, desembocaron en una campaña que tendría a las tribus urbanas de la época como protagonistas. ¿Qué mejor forma de llegar a todos los jóvenes de una generación que con una campaña en la que todos se verían reflejados?

La idea era fantástica y estaba clara pero para dotarla de credibilidad sólo faltaba una cosa; que los personajes no fueran actores, tenían que ser miembros reales de esas tribus, jóvenes realmente auténticos. Pero… ¿Se puede rizar el rizo aún más?

Pues claro, para una campaña en la que la gente es protagonista con una imagen impactante, el nombre de Oliviero Toscani tenía que surgir en alguna reunión y fue así como Ángel Luis decidió contar con el conocido fotógrafo como figura mundial para esta ocasión. Sin duda siempre es bueno contar con profesionales que aporten cosas a la campaña y un profesional de la talla de Toscani y su capacidad de improvisación para captar el momento idóneo, resultaron claves en el resultado final.

Además, una campaña con gente real de la calle requería un casting en la calle, a pie de acera, en París y con una Polaroid de por medio (Sabes lo que es, dime que sí por favor…) en la que apuntar el nombre y número de teléfono de los preseleccionados.

El resto lo resume muy bien el making-off de la campaña. A continuación podéis disfrutar del talento de Toscani en plena sesión y también del talento de Ángel Luis, supervisando cada detalle.

Han pasado más de 15 años y en algo se tiene que notar (algo así estarás pensando) pero la estética y el concepto son absolutamente geniales, fruto de la unión de dos grandes talentos como Toscani y nuestro Ángel Luis en una época de cambios en la que no todos los fotógrafos o realizadores querían prestar sus servicios a una marca de tabaco.

Pronto contaremos más secretos del pasado y del presente así que permaneced atentos!

 

 

 

Leave a Comment

*